Beneficios de comer queso de cabra

Además de delicioso, el queso de cabra es un alimento bondadoso que está lleno de beneficios para la salud, esto se debe a que es una gran fuente de proteínas y a que tiene una composición rica en nutrientes como vitaminas del grupo B y minerales como el calcio y el zinc.

Por otra parte, el queso de cabra se caracteriza por ser un exquisito manjar de sabor intenso y de textura suave, lo que es maravilloso, porque podrás degustar de un producto placentero y lleno de excelentes propiedades.

Beneficios para la salud del queso de cabra

  1. Fortalece el sistema inmune

    Al ser rico en vitaminas A, B1, B2, B3, D y K y al contener minerales como calcio, magnesio, hierro, selenio y zinc, este queso interviene de manera positiva en diversas funciones del organismo y fortalece el sistema inmunológico.

  2. Mejora la digestión

    El queso de cabra tiene poca cantidad de lactosa y caseína y también es bajo en grasas, por lo tanto no provoca intolerancia y resulta más fácil de digerir. Por otro lado, contiene gran cantidad de probióticos, por lo que regula la flora intestinal y también ayuda a que otros alimentos sean digeridos de mejor manera.

  3. Fortalece la salud ósea

    Al ser una rica fuente de calcio y vitamina D, fortifica los huesos y contribuye con el desarrollo de los mismos. También previene la osteoporosis, por lo que es un alimento que se recomienda consumir a los pacientes que padecen esta enfermedad.

  4. Favorece el sistema cardiovascular

    Debido al bajo contenido de grasas de la leche de cabra y a que estas son menos saturadas, el queso de cabra es un aliado para prevenir altos niveles de colesterol. Asimismo, al tener vitaminas E y K ayuda a eliminar toxinas presentes en el sistema circulatorio.

Tipos de queso de cabra según su curación

El queso de cabra pasa por un proceso de curación en el que es sometido a diversas condiciones ambientales como temperatura y humedad. El objetivo de esto es eliminar la concentración excesiva de sal y lograr que el producto final adquiera sabores y texturas diferentes. Esto último depende del tiempo de curación y da como resultado distintos tipos de queso de cabra:

Queso de cabra fresco: Este queso no es sometido a ningún proceso de curado y puede consumirse una vez esté listo. Se caracteriza por tener una textura blanda. Nuestro queso fresco de cabra está elaborado con leche de cabra payoya y no tiene nada que ver con los industriales que adquieres en los supermercados. Con un sabor y textura como el queso de siempre.

Queso de cabra semicurado: Pasa por un proceso de curación de entre 2 y 3 meses. Suele tener una textura cremosa y sabor sutil.

Queso de cabra curado: En este caso el proceso de curación abarca de 3 a 7 meses. Su sabor es más intenso y su textura es más firme, sin dejar de ser suave.

Queso de cabra viejo: Es curado por un tiempo que supera los 7 meses, por lo que se caracteriza por tener un sabor pleno e intenso y textura mucho más firme. Nuestro queso viejo ganó el premio al mejor queso de cabra del mundo.

Queso de cabra añejo: Cuando el proceso de curación es superior a 9 meses, se considera que el queso de cabra es añejo. El mismo suele ser de los más firmes y presenta un sabor mucho más penetrante.