Queso sin lactosa y para intolerantes

Poder disponer de queso sin lactosa, o bajo en lactosa, es una posibilidad que ofrecemos a todas aquellas personas que son amantes de los quesos, pero que no pueden comerlos por ser intolerantes a la lactosa. Nosotros acercamos el mejor queso a todo el mundo y lo hacemos accesible para todas las personas.

Los queseros acérrimos siempre valoran un buen queso. Quizás por eso somos tan reconocidos entre los “cheese lovers”. Quienes aman el queso valoran especialmente estos quesos añejos de cabra de larga curación que tienen un sabor y un aroma inconfundible y que pueden ser comidos por las personas con intolerancia a la lactosa.

Qué hay que tener en cuenta

Estas son las principales características a tener en cuenta para que sea un queso para intolerantes a la lactosa:

  • Los quesos más grasos van a tener menos lactosa.
  • Cuanto más maduro sea el queso, menor va a ser la cantidad de lactosa, llegando prácticamente casi a desaparecer.
  • Un queso con menos azúcares en su contenido nutricional, va a tener menos lactosa.
  • Los quesos elaborados con leche de cabra acostumbran a ser más digestibles.
  • Quesos puros elaborados con leche, cuajo, sal y, en ciertos casos, suero y fermentos. Sin aditivos.

Fuente Directoalpaladar y Adilac

Conociendo nuestros quesos bajo en lactosa

El queso que cumple todas estas indicaciones y es apto para los intolerantes a la lactosa es el queso añejo 100% cabra. Este queso está realizado con leche de cabra payoya, una raza de cabras que son autóctonas de la zona de la sierra gaditana del sur de España.

Queso graso (41,8 g por cada 100 gramos de producto)

✅ Más de 2 años de curación

✅ Queso con bajo azúcares (<0,10 g por cada 100 de producto)

✅ Elaborado con leche de cabra payoya

Ingredientes: leche de cabra pasteurizada, cuajo y cloruro cálcico, sal y fermentos lácticos.

quesos sin lactosa

Este queso bajo en lactosa es un queso añejo de curación lenta y esmerada. La curación de estos quesos es de un mínimo de dos años. Esta larga curación les confiere un sabor intenso y único. Sin duda alguna, uno de los tipos de queso más excelentes que se pueden encontrar para intolerantes.

Más allá de su intenso sabor y de cualquier otra consideración sobre este queso bajo en lactosa que ofrecemos, debe mencionarse nuevamente su alta calidad. Y no es para menos pues el mismo es doblemente ganador de medallas de plata en el prestigioso concurso “World Cheese Awards”

Otro de los quesos aptos para intolerantes a la lactosa es el queso oveja añejo. Al igual que el de cabra cumple todas las indicaciones, excepto que está elaborado con leche de oveja.

Consideraciones sobre la lactosa en los quesos

Un queso sin lactosa puede ser consumido por las personas intolerantes a la lactosa pero, evidentemente, siempre con precaución y mejor probando antes una pequeña porción antes de lanzarse a comer una gran pieza de queso.

Son distintas las ventajas de comer uno de nuestros quesos recomendados bajos en lactosa y, más allá de la ventaja evidente de ser quesos aptos para ser comidos por personas con intolerancia a la lactosa, los mismos son conocidos por ser quesos que ofrecen un mayor cuidado del tracto gastrointestinal. Es decir, ello los convierte en unos quesos más digeribles.

Del mismo modo, los quesos bajos en lactosa acostumbran a ser aquellos más grasos y maduros. Y es que, como norma general, un queso más graso y madurado es un queso más bajo en lactosa. Una mejor lactosa que también redunda habitualmente en una menor presencia de azúcares en la pieza quesera a comprar baja o carente de lactosa.