Receta de helado de queso

El helado de queso es delicioso, cremoso y muy refrescante, por lo que es una buena opción para disfrutar en el verano, aunque como su sabor resulta tan adictivo, seguramente querrás comerlo todo el tiempo.

La buena noticia es que no tendrás que ir siempre a una heladería para degustar este rico postre, sino que podrás hacerlo en casa de manera sencilla, ya que te daremos una receta de helado de queso estupenda cuyos resultados no tendrán nada que envidiarle a los helados más sabrosos que hayas probado antes.

Para esta receta necesitarás ingredientes muy fáciles de conseguir y para realizar un procedimiento mucho más fácil, rápido y práctico, podrás ayudarte con tu Thermomix.

¿Qué necesitamos para hacer nuestro helado de queso?

¡Toma nota! Estos son los ingredientes:

  • 250 gramos de queso fresco de cabra
  • 100 ml de leche
  • 300 ml de nata o crema para batir
  • 3 láminas de gelatina sin sabor
  • 2 claras de huevo
  • 50 gramos de azúcar
  • Una pizca de sal
helado de queso

Preparación

Paso 1. Hidrata la gelatina

Lo primero que debes hacer es hidratar la gelatina, para ello debes preparar un recipiente con agua fría, luego ir introduciendo lámina por lámina. Es decir, introduces la primera lámina, dejas que se empape de agua y seguidamente introduces la otra. Así hasta terminar el proceso.

Paso 2. Prepara la leche

Mientras la gelatina está hidratándose pasas a calentar la leche, aquí puedes hacerlo sobre tu placa de cocina o mejor aún, utilizar el Thermomix. En ese caso, elige una temperatura de 50ºC, la velocidad más baja y luego un temporizador de máximo 3 minutos, pues, no queremos que la leche se corte.

Paso 3. Une la gelatina y la leche

Cuando la leche esté lista agrégale la gelatina hidratada, mezcla muy bien a velocidad baja (preferiblemente velocidad 3) por aproximadamente 10 segundos para que los ingredientes se integren, luego pon la mezcla en un tazón y reserva.

Paso 4. Une el resto de los ingredientes

Ahora en el vaso coloca la nata, las claras de huevo, el queso fresco de cabra, el azúcar y la pizca de sal. Mezcla muy bien a velocidad baja o velocidad 3 por un espacio de tiempo de entre 1 y 2 minutos. El objetivo de esto es integrar muy bien los ingredientes y obtener una mezcla homogénea, suave y cremosa. Si crees que necesitas más tiempo para batir hazlo por al menos 1 minuto más a la misma velocidad.

Paso 5. Une las 2 mezclas

Cuando esta última mezcla esté lista, únela con la mezcla de leche y gelatina que habías reservado previamente, una vez más debes batir muy bien para integrar ambas mezclas. Haz esto a velocidad baja (velocidad 3 preferiblemente) durante 1 minuto.

Paso 6. A congelar

La mezcla debe haberte quedado muy espesa y suave. Esta debes vaciarla en un recipiente de boca ancha o en una bandeja y llevarla a congelar de 3 a 5 horas. Una vez que esté listo usa una cuchara de helados para hacer las bolas y disfruta de un helado de queso súper delicioso, suave y refrescante.

cómo hacer queso fresco