Los tipos de quesos en España

Existen muchos tipos de quesos. El queso es un producto deseado por millones de personas alrededor del mundo y la gran variedad existente permite que exista un tipo de queso para cada tipo de persona. Existen quesos a gusto de todo el mundo.

Los quesos pueden dividirse por distintas categorías y subcategorías, pueden clasificarse de muchas formas. Los quesos se pueden clasificar por su procedencia, por su sabor, por el tipo de animal del cual procede la leche, etc.

Ahora bien, las dos grandes líneas de clasificación de tipos de quesos las encontramos en el tipo de leche de elaboración de los quesos y el tiempo de curación de estos quesos. Por supuesto, dentro de estas dos grandes líneas también podemos encontrarnos otras subdivisiones.

Distintos tipos de quesos según la leche de elaboración

Si queremos clasificar los tipos de quesos existentes por la leche de elaboración con la que resultan estos realizados nos encontramos que existen cuatro grandes líneas:

  • la leche de vaca
  • la leche de cabra
  • la leche de oveja
  • la leche de búfala

Por supuesto, entre otros muchos tipos de leche (como la de camello o la llama, incluso de más exóticas) que también permiten elaborar quesos. Las cuatro grandes líneas mencionadas son las más conocidas y consumidas en España. La leche de vaca quizás resulte la más destacada y se caracteriza por ofrecer sabores dulces y suaves.

En el caso del queso de cabra nos encontramos también ante una leche muy conocida y reconocida, de toque también suave y de un perfil aromático muy característico. Algo parecido a lo que sucede con la leche de vaca también sucede con los quesos de oveja.
En el caso de la leche de búfala, esta es menos conocida en nuestro territorio, pero muy extendida en otros países como Italia. Presenta un perfil de sabor a frutos secos y es muy utilizada para elaborar el famoso queso transalpino llamado mozzarella.

Quesos según su periodo de curación

Existen numerosas diferencias en los tipos de quesos también en lo que concierne a su periodo de curación. Así, podemos diferenciar entre 6 grandes grupos:

  • quesos frescos: se caracteriza por carecer de periodo de curación, es un queso de “hacer y consumir”. Es conocido por ser un queso suave y ligero.
  • quesos tiernos: quesos de muy corta curación (escasos días).
  • quesos semicurados: quesos con una curación de algunas semanas.
  • quesos curados: han sido curados unos cuantos meses y su sabor y textura va ganando en intensidad y fortaleza.
  • quesos viejos: es una evolución en curación y trato de los quesos curados.
  • quesos añejos: nos encontramos en lo “supremo” de los quesos curados en cuanto a sabor, intensidad, curación. Serían la “creme de la creme” para los amantes del sabor y de los quesos más potentes.
quesos curación